Google cobrará 40 dólares a teléfonos Android

Todos sabemos muy bien que Android es el sistema operativo móvil más utilizado en el mercado, por lo que está sujeto a escrutinios y evaluaciones constantes por parte de los reguladores de los países en los que está presente. Sin embargo, ahora, según los últimos informes, el gigante tecnológico Google cobrará 40 dólares por dispositivo para Android.

 

 

La multa impuesta por la Unión Europea ha hecho que el gigante tecnológico Google cambie las reglas del juego: ahora la empresa una tasa de licencia a los fabricantes que incluyan determinadas aplicaciones de Google en sus teléfonos inteligentes. No estaba claro cuál sería la recarga, pero The Verge tuvo acceso a documentos que revelan que el cargo podría llegar a ser de hasta $40 por dispositivo.

 

Prácticas anticompetitivas

 

Si estás desinformado, he aquí un breve resumen: en julio la Comisión Europea multó al gigante tecnológico Google por entender que la empresa aprovechó el liderazgo de mercado de Android para forzar la distribución de la aplicación de búsqueda y de Chrome en los distintos fabricantes de teléfonos inteligentes. A cambio, el gigante tecnológico Google otorgó a estas empresas una licencia para acceder a la tienda Play Store sin coste alguno.

 

Estas prácticas fueron consideradas anticompetitivas por la Comisión Europea, porque, en palabras de la entidad, «negaban a los rivales la oportunidad de innovar y competir por méritos». Aunque está apelando la multa, Google decidió cambiar sus reglas de licencia para cumplir con las determinaciones de las autoridades europeas.

 

Te interesará también

Google afirma que Android no seguirá siendo gratuito

 

Aquí aparece el tema de la colección de licencias. El propio Android, cuando se trata únicamente como un sistema operativo, tiene código abierto y coste cero siempre que no haya una aplicación de Google en la preinstalación. Pero para que sea mínimamente utilizable por el usuario, es necesario incluir aplicaciones y servicios. Pero estas herramientas no son libres o de código abierto, por lo tanto, es necesario licenciarlos.

 

En los acuerdos establecidos hasta hace poco prevalecía la siguiente condición: el fabricante que quisiera insertar una aplicación de Google en su dispositivo (por ejemplo, el motor de búsqueda) podría hacerlo si instalara todo lo demás como Chrome, Maps, To Do, entre muchos otros. A cambio, no se cobraba por la licencia.

 

 

Pero esa no era la única regla, ya que Google permitía la instalación de aplicaciones de la competencia. Si un fabricante quisiera distribuir la aplicación Bing, por ejemplo, tendría que posicionar el motor de búsqueda de Google en la pantalla de inicio de Android. Esto es lo que ha jugado esencialmente la Comisión Europea.

 

Como precaución, el gigante tecnológico Google está tratando el asunto en secreto, pero los documentos obtenidos por The Verge indican que este esquema de licencias se mantendrá opcional. Si un fabricante quiere instalar aplicaciones de Google pero no sigue las condiciones de la empresa, puede hacerlo, pero pagando por la licencia.

 

El valor predeterminado del paquete, que incluye el Play Store, dependerá de la región. En países como Alemania, los Países Bajos y Noruega, los fabricantes tendrán que pagar el equivalente a 40 dólares por dispositivo en modelos con más de 500 ppi en la pantalla, 20 dólares en unidades con densidad de píxeles entre 400 y 500 ppi, y 10 dólares en dispositivos con menos de 400 ppi.

 

En otros países, sin embargo, la tarifa mínima puede ser tan baja como $2.50 por unidad. En el caso de las tabletas, la licencia se estandarizó en 20 dólares para toda la Unión Europea. Es posible negociar todas estas tarifas, especialmente si el fabricante no desea incluir ciertas aplicaciones de Google, pero está de acuerdo en preinstalar el motor de búsqueda y Chrome.

 

¿Por qué Google decidió cobrar por las licencias?

 

Lo que llama la atención sobre esta historia es que el gigante tecnológico no estaba obligado a cobrar por la licencia. Lo que la Comisión Europea ha determinado es que la empresa es más flexible en cuanto a los requisitos para distribuir sus aplicaciones.

 

Pero como el motor de búsqueda y Chrome son las principales fuentes de ingresos de la empresa en los dispositivos móviles, la facturación es una forma de compensar las aplicaciones que faltan.

 

Otra forma de compensación es el reparto de no ingresos: los documentos también muestran que si el fabricante decide no instalar Chrome desde la fábrica o no lo coloca en la parte inferior del sistema, no recibirá ningún ingreso por mostrar anuncios en el navegador (incluso si Chrome se supone que debe ser instalado por el usuario, presumiblemente).

Facebook Comments